logotipo de la vida grata  ¿Quieres incluir publicidad?
10º encuentro LVG

Usuario Registrarse He olvidado la contraseña Ya somos 461 usuarios registrados GoogleMap de usuarios registrados. Cortesía de Olaf  Usuarios:0   Visitantes:2 0 usuarios en chat

VISITANTE

Página principal
Regístrate aquí
Contador visitas
Foro de debate
mensajes popup
C.A.V.S.
Chat
Cata on line Ver Cata On Line
Los encuentros LVG 
Tira de encuentros
Ginkana LVG Ver Ginkana
Entrevistas Ver Entrevistas
Última Encuesta LVG 

Última Encuesta
Todas las encuestas

Fechas para el VI Encuentro Vitagratense. Mota del Cuervo 2011



Temas del mes
Vinos
Restaurantes
Bares
Hoteles
Casas rurales
Libros
Recetas
Nuestros blogs
Notas de prensa
Sureste
Diccionario LVG
Videos


fotografía miniatura
jose_alberto
(11-05-2016)


El Arte de la Cata
Noticias
Eventos

Reportajes/artículos

Viajes


Lavidagrata.com
¿Quiénes somos?
Preguntas frecuentes
Otras preguntas...

La cata de los martes, por Angel Santoyo

XII Encuentro Lavidagrata. Oporto

XII Encuentro de Lavidagrata. Oporto


Por primera vez el encuentro de Lavidagrata salía de España, ya había salido de la península ibérica para visitar Tenerife, pero esta vez salía las fronteras patrias para visitar Oporto, en Portugal.

Pretendieron los organizadores que no solo conociéramos lo más significativo de la zona, los vinos de Porto, los vinos generosos de mayor reconocimiento mundial junto con los de Jerez, y los vinos del Douro, sino que pudiéramos conocer el panorama del vino en todo Portugal: tomamos además de los vinos cercanos a Oporto, vinos de Dão, de Lisboa, Vinho Verde, de Beira Interior, del Alentejo o de Bairrada. Prácticamente toda la geografía vinícola portuguesa de norte a sur. Mucho de lo que ahora se está haciendo en todo Portugal, muchas veces de la mano de los propios productores.

Portugal es un país con una variedad de castas autóctonas tremenda, basta decir que hay autorizadas más 30 castas para la elaboración… del Porto tinto. Para el Porto blanco hay autorizadas otras 20 más. Nosotros probamos vinos hechos con variedades como Gouveio o Verdelho, Viosinho, Malvasia Fina, Rabigato, Touriga Nacional, Tinta Roriz en Douro o Dão y Aragonés en el Alentejo, Touriga Franca, Afrocheiro, Jaen, Tinta Barroca, Loureiro, Bastardo, Tinta Amarela, Moscatel galego, Encruzado, Trajadura, Arinto, Bical, Maria Gomes, Alvarinho… que sepamos, porque también tomamos vinos de Oporto cuyos majuelos tienen viñedos plantados con mezclas de toda clase de uvas. Claro que algunas de éstas uvas tienen correspondencia al otro lado de la frontera, por supuesto la Alvarinho portuguesa es la Alvariño española, pero también la Aragonés o Tinta Roriz es la Tempranillo, la Jaén es la Mencía o la Gouveio o Verdelho no es la verdejo sino la godello española. También hubo presencia de las variedades francesas mas difundidas por todo el mundo como son las bordelesas Cabernet Sauvignon y Chardonnay o la mediterránea Syrah.

Además de los vinos portugueses no faltó a la cita la presentación de los nuevos vinos de dos de los elaboradores vitagratenses. En este caso se presentó la nueva añada, la 2016, de Pintablanca, verdejo que elabora las Bodegas Lazo en Férez, en la sierra del Segura albaceteña y de una novedad absoluta como es el verdejo ecológico de la bodega Herrero de Santa María de Nieva en Segovia, dentro de la DO Rueda: Janine Vedel Verdejo 2016.

Probablemente en esta crónica haya más de una imprecisión ya que por un lado no tomé notas de todo lo dicho, por otro, aunque el esfuerzo de nuestros amigos portugueses fue encomiable, el idioma sí que supuso un pequeño obstáculo y por otro que la memoria tampoco ha sido una mis mejores virtudes.

Dia 1. El reencuentro de los ya viejos amigos a los que hay que sumar este año otros que nos han jurado amor eterno como son Concha, Pepe, Juan Antonio o José Javier, fue en el Grande Hotel do Porto en pleno centro comercial de la ciudad, y si hay un sitio con sabor donde cenar en Oporto, ese es el comedor de ese hotel.

Los vinos fueron seleccionados por Ivone Ribeiro propietaria de Garage Wines, mejor tienda de vinos 2015 otorgado por la prestigiosa Revista de Vinhos. Ivone además nos acompañó y nos conquistó a todos en la cena con su saber y su tremenda simpatía y fue presentando los vinos a la vez que se fueron descorchando.

El vino de bienvenida, en uno de los salones del hotel, fue São João Reserva Espumante bruto 2014 de Caves São João, Bairrada. Las variedades Bical, Maria Gomes, Arinto y Chardonnay. Buen vino para entrar en materia, cítrico, muy fresco, seco, expresión sencilla, con buena acidez y una fina burbuja.

Ya con la cena, comenzamos con un rosado, Dona Maria Rosé 2016. Alentejo, elaborado por Júlio Bastos. Aragonés y Touriga Nacional. Piel de cebolla no muy tintada como los rosados de la provenza, frutal, sutil, un punto balsámico, con buena acidez y un pelín de azúcar residual, en el estilo alguno de los nuevos rosados que se producen en España.

El siguiente un blanco: Quinta de Santiago Alvarinho 2015, Vinho Verde, Alvarinho. Me gustó especialmente este vino, muy alejado de los albariños comerciales que se ven últimamente por España. Vino austero, vertical, afilado. Buena estructura.

El tinto fue un vino elaborado en Dão por una empresa conjunta de tres de los mejores productores de vino del Douro: Jorge Moreira (Poeira), Francisco Olazabal (Quinta do Vale Meão) y Jorge Serôdio Borges (Wine & Soul): M.O.B Lote 3 Tinto 2014. Touriga Nacional, Jaén y Afrocheiro. El vino es el de entrada de gama. Es un vino con un paso por boca especialmente sedoso y aterciopelado, fresco, buena acidez y con buena longitud.

El vino que cerró la cena fue Vasques de Carvalho Special White Reserve , Oporto blanco con mas de 10 años. A mi parecer el mejor Oporto de todo el encuentro. Miel, higos secos, una boca con un buen equilibrio dulzor/ acidez y un final larguísimo.

La comida que acompañó consistió en huevo escalfado y setas de salteadas, salmón al natural con arroz basmati a la criolla, tiras de pollo con tagliatelle de zanahoria crujiente y de postre torta caliente de chocolate y nueces caramelizadas.

Día 2. La comida se programó en la restaurante “The Kitchen” junto a la playa entre Foz y Matosinhos, las vistas del restaurante al Atlántico y la temperatura de la terraza, donde comimos, inmejorables. Hizo de cicerone Carlos Macedo quien nos acompañó también durante la cena y en la cena de despedida. También es de justicia agradecer a Carlos su profesionalidad y las atenciones para con nosotros, creo que hemos ganado un amigo en Oporto.

Aquí hicimos un mini sobaquillo, la presentación también de los verdejos de las bodegas Lazo y Herrero y también tomamos con algunos de los vinos de la cena anterior.

Comenzamos con el espumoso São João Reserva también para entrar en materia. El primer vino tranquilo fue Pintablanca 2016, de bodegas Lazo, un verdejo que ha ido creciendo añada tras añada, nariz muy limpia flores blancas y tiza, con mas peso en el paso por la boca y una buena acidez. Muy bien.

Continuamos con el conocido Dona Maria Rosé 2016, antes del segundo verdejo, Janine Vedel Verdejo 2016, de bodega Herrero, certificado como ecológico. Nariz muy verdejo: heno, muy limpio y fino. En la boca tiene mucha amplitud, largura y una muy buena acidez. Para beberlo desde ya.

El siguiente fue La bota de amontillado nº 69 mágnum del equipo Navazos, de la Bodega Hijos de Rainera Pérez Marín, La Guita. Es un amontillado imponente, no afilado como tantos sino que éste es pura seda. Larguísimo, equilibrado, fantástico. Grandísimo vino.

La vuelta a los vinos tranquilos fue con unos vinos que repasamos en los encuentros de Lavidagrata desde hace ya algunos años, los vinos de la bodega Lunares en Ronda (Málaga). En esta ocasión fueron Lunares 2015 y Altocielo 2013. El primero de Garnacha y Syrah fue el que más me gustó de los dos. Tremendamente frutal, frutos rojos, franco, y que repite en la boca la frutosidad, tiene un buen paso, equilibrado, buena acidez. Altocielo 2013 está elaborado con Syrah, Graciano y Cabernet Sauvignon. Nariz franca, fruta negra y con los toques de madera presentes. Tiene un buen paso, taninos dulces y buena acidez. Me parece menos personal que el Lunares.

Otro mágnum saltó a escena: Pessegueiro Aluzé 2012 Mágnum, Quinta de Pessegueiro, Douro, Touriga Nacional 50%, Touriga Franca 30%, Mezcla de castas 20%. Buen vino, con la nariz con frutas rojas muy dulces, cierta complejidad. En la boca otra vez esos taninos dulces que hemos encontrado en muchos vinos del Douro, muy buena acidez. Redondo.

El último vino de la comida fue otro al que hemos probado en años anteriores: Garum 2015, vino de la Tierra de Cádiz, de la bodega de Luis Pérez. Elaborado con Merlot, Petit verdot y Syrah. No estaba en buen estado la botella. Desde el principio aromas poco francos, toques vegetales. Nada que ver con el Garum probado otras veces . Le daremos otra oportunidad.

Para terminar una rareza que nos trajo Baldomero Cánovas desde Totana (Murcia). Casa de la Ceña dulce 2016. Vino dulce natural elaborado a partir de uvas pasificadas, con unos 10º de alcohol. Dominan los aromas varietales de la uva, emparentada con la moscatel, también de miel y flores blancas en nariz. En la boca la gran acidez compensa la gran cantidad de azúcar (casi 300 gr/l) que tiene.

Por la tarde teníamos prevista una visita a una de las bodegas tradicionales de Vila Nova de Gaia donde se cría y envejece el vino de Porto: Bodegas Calem. Hasta 1986 era obligatorio el envejecimiento de los vinos de Porto en Vila Nova de Gaia, al que separa de Oporto el río Duero y que lo une los numerosos puentes existentes como el fantástico Luis I, al pie del cual está la bodega. Desde esta fecha, se permite envejecer los vinos en la zona de producción, como es el caso de la bodega de Quinta Santa Eufemia que visitamos al día siguiente. Bodegas Calem fueron fundadas en 1859 y elabora unos 5 millones de botellas.

El Oporto es un vino fortificado, al que antes de que termine la fermentación de todo el azúcar, se le añade un aguardiente neutro que la interrumpe, dejando algo de azúcar residual a la vez que se aumenta el grado alcohólico. Aunque el método de vinificación es similar, es en la forma en la que se realiza el envejecimiento en bodega la que imprime el carácter diferenciador a cada uno de los dos grandes tipos de Oporto: Ruby si no hay crianza oxidativa o Tawny si lo hay.

En la bodega nos explicaron la historia del Oporto y de la bodega y pudimos probar dos vinos: Calem Fine White y Calem Tawny Special Reserva . Los vinos, especialmente el blanco olían a… marihuana. Tremendo. Un olor que me es especialmente desagradable así que no podría calificarlos.

Mientras probábamos los vinos asistimos a un concierto de fados con una solista femenina, que me gustó mucho… su interpretación, y que no solo cantó los clásicos fados tristes, sino que también otros mas alegres con la participación del público. El artista masculino, interpretó su mejor versión jamás cantada de “María la Portuguesa” del inmortal Carlos Cano, pues fue acompañado con el coro de Lavidagrata llegado expresamente desde distintos puntos de España. Antológico.

La cena fue en un restaurante con una de las mejores vistas de Oporto, por eso el restaurante Douro estaba... en Vila Nova de Gaia, justo bajo el puente Luis I. El atardecer que nos regaló Oporto fantástico, de disfrute.

Los vinos comenzaron con ALR 2015, acrónimo de Antonio Lopez Ribeiro, su productor. Vinho verde elaborado con Loureiro fundamentalmente y también Treixadura y Arinto. 10,5 º. Biodinámico. De nariz muy sutil, notas florales y también manzana verde. En la boca una acidez supina, desbocada.

Los dos siguientes fueron de una variedad que en Dão tienen puesta grandes esperanzas, de hecho en la mayoría de los vinos portugueses que hemos tomado han sido elaborados con varias castas y estos son monovarietales de Encruzado. El primero Casa de Mouraz Encruzado 2015. Biodinámico. Antonio Lopez Ribeiro. Manzana verde, fruta blanca de hueso también, muy bebible, con gran acidez.

El siguiente Quinta do Serrado Encruzado 2014. Sociedade Agricola Castro Pena Alba. Con 9 meses de barrica. La madera está presente pero no sobresale, después notas de fruta blanca de hueso, ciruelas, acidez muy marcada, quizás demasiado joven para su consumo.

Los tintos comenzaron con Vinha Rachel Reserva 2011 de Quinta Vinha Rachel. Douro. Touriga Nacional, Touriga Franca y Tinta Roriz. Violetas, balsámicos, terroso. En la boca un punto alcohólico, pero la temperatura de servicio era alta, y esos taninos dulces que hemos encontrado en estos vinos portugueses.

El siguiente un vino de la región de Beira interior, situada al este de la región de Dão, entre ésta y España. Quinta da Caldeirinha 3 Castas 2009. Touriga Nacional, Cabernet Sauvignon y Aragonez. Fragante y elegante. Ligero y complejo. Muy original y rico este vino.

Para terminar Duvalley Reserva 2012 de Quinta Picos do Couto. Douro. Touriga Nacional, Touriga Franca y Tinta Roriz. Tremendamente frutal, la madera solo acompaña. Potente y estructurado. Con esos taninos dulces que me han cautivado.

Para los postres un Oporto Tawny de 10 años, Piano , elaborado por C. Da Silva. Dulzor comedido, regaliz negro. No excesivamente complejo.

La cena: embutidos, setas con queso, buñuelos y bacalao.

Dia 3. Fantástica la excursión que nos tenían preparada para conocer de primera mano la zona de producción de las uvas con que se hace el Oporto…a 125 km de la zona de crianza del vino.

El paisaje espectacular declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO en 2001. Los viñedos pintorescos, en escarpadas laderas, y en zonas rocosas donde la producción es muy reducida. Cada una de las parcelas de viñas está clasificada según un sistema de puntos, establecido en los ‘40. Para esto se evalúan una serie de parámetros, como son, entre otros, la altitud, inclinación, orientación composición del terreno o también las castas plantadas, la edad de la viña, la densidad… y dentro de estos se bareman, según sea el mejor o peor comportamiento. Al final la suma de todos estos puntos lleva una división en 6 categorías, identificadas por las letras A a la F.

La parada era en la Quinta Santa Eufemia. Se encuentra en un santuario de la del valle del Duero, la región vinícola más antigua delimitada y regulada en el mundo, desde 1756. En ella se encuentra el número de la marca pombalina 27, el último de la primera demarcación. La bodega se fundó en 1864 y en la actualidad la cuarta generación familiar es quien la explota. La bodega se encuentra en la orilla sur del río Duero, y tiene más de 45 hectáreas de viñedos.

Produce uvas de las múltiples variedades de la zona y la vinificación tradicional se realiza en lagares de granito rectangulares, de unos 2 x 3 metros y de una altura de 60 centímetros. El pisado en lagar es el que proporciona una mayor extracción de color y de compuestos aromáticos, por lo que las mejores uvas son las vinificadas aquí. La bodega tiene también tanques de fermentación en acero inoxidable. El envejecimiento del vino se hace en barricas y fudres de roble de distintos tamaños.

Después de la visita de las instalaciones a probar los vinos y almorzar: dos vinos de Oporto, dos tranquilos y otros dos de Oporto para terminar con los postres. He de reconocer que me gustaron más los vinos de Oporto que los del Douro.

Para empezar tomamos Eirados Porto White y Quinta Santa Eufemia Porto Fine Ruby . Las copas eran mínimas, pero pareció especialmente fino el blanco. ¡Y pensar que una de las modas en Portugal es hacer combinados de Porto White con refrescos!. En fín.

Los vinos tranquilos fueron Eirados Branco 2015, Moscatel galego 30%, Viosinho 30%, Rabigato 20%, Gouvelo 20%. Esa porción de moscatel domina la nariz, En la boca es glicérico, fresco, y se repiten las sensaciones amoscateladas. Penaliza la temperatura de servicio demasiado alta.

El tinto Eirados Reserva 2012. Touriga Nacional, Tinta Roriz, Bastardo y Tinta amarela. Bastante fresco, también frutas negras en nariz. En la boca muy agradable, también taninos dulces y buena acidez.

Para finalizar los otros vinos de Oporto: en primer lugar el Quinta Santa Eufemia Tawny 10 años y después el Quinta Santa Eufemia LBV 2011. Muy bien los dos el Tawny, higos secos y con el alcohol bien integrado y más en mi estilo el Late Bottled Vintage, con muchas similitudes organolépticas a los vinos dulces del sureste español, con mucha fruta como ciruelas y una muy buena acidez.

El almuerzo: Entradas (queso, chorizo, aceitunas..), sopa, bacahau à moda da Quinta y de postre leche creme y fruta.

Tras el almuerzo, otra vez al autobús para darnos un muy placentero paseo en barco por el Douro desde Pinhão. Desde el río vimos muchas de las viñas de las grandes casas que elaboran los vinos de Oporto: Dow´s, Pessegueiro, Real Companhia Velha, Royal, Graham´s,… . El paisaje absolutamente espectacular.

La cena de despedida se hizo en el restaurante The cork house cerca de la estación de São Bento, local de decoración moderna con el corcho natural como protagonista: manteles, decoración… Al principio había que oler varias veces por si era TCA del vino.

En la cena los vinos fueron como poco interesantes. El primero Quinta da Palmirinha 2015. Biodinámico. Elaborado por Fernando Paiva en la región del Vinho Verde. Loureiro. Nariz compleja con notas de tiza, lácticas, frutas blancas y en la boca una tremenda acidez compensada con una buena estructura.

Seguimos Xisto Cru 2015 que nos presentó en propio bodeguero Luis Seabra. Luis ha sido enólogo en Niepoort y lleva ya algún tiempo elaborando vinos en el Douro. En éste en viñas están situadas a 700 m de altura u son de Rabigato, Viosinho y Gouvelo. Hinojo, cítricos y fruta blanca, levemente mantequilloso. En la boca tiene la acidez marcada, cítricos otra vez. Buena presencia y persistencia.

El siguiente vino nos lo presentó su propietaria Julia Kemper: Elpenor Rosé 2012. Touriga Nacional y Afrocheiro. Agricultura biológica. Finca familiar en una zona granítica como es Dão, que explota Julia desde 2003 y que da frutos en unos vinos con mucha personalidad, como este rosado que se comercializa con varios años desde su año de cosecha. No le pesan estos cinco años, tremendamente fresco y frutal: fresas y frambuesas en la nariz pero con mucho peso y volumen en la boca. Buena acidez.

También cenó con nosotros Miguel Monteiro Morais propietario de la Quinta da Costa da Pinhão. Miguel busca en una zona natural de vinos potentes, unos vinos más frescos, con menos graduación alcohólica, menos potencia. El primer vino que tomamos fue Gradual 2014. Douro. Touriga Nacional, Tinta Roriz y Touriga Franca. Mas floral, violetas que frutal. Madera en un discreto segundo plano. En la boca tiene nervio, con acidez muy marcada y taninos vivos.

El siguiente en salir a la palestra fue Humus 2014. Encosta da Quinta. Lisboa. Touriga Nacional, Tinta Barroca y Syrah. No fue entendido por muchos de los presentes, aromas poco francos. Habrá que darle otra oportunidad.

El segundo vino de Julia Kemper fue Elpenor Tinto 2010. Dão. Touriga Nacional, Tinta Roriz, Afrocheiro y Jaen. También se comercializa con años a su espalda. Nariz limpia, flores y frutas rojas. En la boca es ligero y sin embargo muestra el nervio ya típico de los vinos probados estos días, además con buena acidez.

El último tinto de la noche fue Costa da Pinhão Tinto 2014. Douro. Touriga Nacional, Tinta Roriz y Touriga Franca. Elaborado con la misma filosofía que su hermano menor. 18 meses de barrica. Nariz muy dulce, muy floral, violetas. En la boca quizás esté en un momento prematuro de consumo pues aún tiene los taninos muy marcados, buena estructura y acidez, habrá que esperarlo.


El último vino del encuentro fue una botella que llevó Miguel y que se abrió después de la cena: Quinta da Costa da Pinhão Branco 2014. Producción mínima de 500 botellas. Douro. Gouveio, Viosinho, Malvasia Fina y Rabigato. Un vino que se debería probar al menos una vez. Originalísimo, con marcado olor a pólvora, muy cítrico y otra vez esa acidez marca de la casa.

La cena: mantequilla con ajo, rollito de queso de cabra, dorada con puré de guisantes y chorizo y ternera con arroz de tomate.

El encuentro fue un éxito completo, muy difícil organizar un evento así para más de 30 personas que nos desplazamos al país vecino, sobre todo por la distancia a la que se encontraba de Madrid y Tenerife, donde se encuentran Carolina, Ezequiel, Teresa y Santiago, quienes fundamentalmente han corrido con el peso de la organización desde España y por supuesto también a Ivone y a Carlos y su equipo desde Portugal. Muchas gracias a todos.

Y empezamos ya con el XIII encuentro de la vidagrata, vayamos calentado músculo que promete emociones fuertes.

  
La tropa en el Duero

  
Quinta en el Duero

  
Colleitas inmejorable

  
Lagar de granito. Quinta Santa Eufemia

  
Bodega Calem


Otros

[Página principal]   [Quienes somos]   [Preguntas frecuentes]   [Registrarse]   [Contacta con nosotros]